Internacionales

Nicaragua en protesta, las iglesia se pronunciaron

Con la luz y el agua cortadas, las comunicaciones interrumpidas, un fuerte cerco policial, nuevos presos, golpes a curas y monjas. Protestas en sendas iglesias de Nicaragua, se pronunciaron han tomado un curso inesperado en los últimos días.

Todo comenzó la pasada semana, cuando un grupo de personas se declararon en huelga de hambre dentro de la parroquia de San Miguel Arcángel, en Masaya,

para pedir la liberación de sus hijos y familiares, opositores al gobierno de Daniel Ortega.

La acción forma parte de un grupo de manifestaciones que tienen previstas organizaciones opositoras para exigir la liberación antes de Navidad de lo que consideran “presos políticos”

las personas vinculadas con las protestas que aún quedan en las cárceles de Nicaragua.

Pero el anuncio de la huelga de hambre llevó a que la policía cercara el templo

le cortara los servicios básicos y arrestara a un grupo de personas que intentaban llevar agua y medicina a los manifestantes

Los hechos han convulsionado otra vez al país centroamericano, que vive una profunda crisis política y económica desde abril de 2018

cuando los estudiantes se lanzaron a la calle para pedir la renuncia de Ortega, en su segundo mandato 2007 (el primero fue de 1985 al 90).

Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLas protestas contra el gobierno de Daniel Ortega comenzaron en abril de 2018.

Las protestas dejaron un sado de al menos 325 muertos y cerca de 70.000 exiliados, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), mientras cientos de nicaragüenses terminaron en la cárcel.

La oposición los llama “presos políticos”, mientras el gobierno -que insiste en que las manifestaciones son en realidad un “intento de golpe de Estado”- los condenó por delitos comunes y los considera “vándalos” o “terroristas”.

Las autoridades liberaron a más de 500 de ellos durante una amnistía en los meses de verano, pero más de 100 continúan en las cárceles, según organismos de derechos humanos.

¿Qué pasó?

El pasado jueves, 11 personas iniciaron una huelga de hambre en la iglesia de San Miguel -cuyo párroco es considerado un símbolo del movimiento contra Ortega-

para pedir la libertad de más 130 presos asociados con las manifestaciones.

Tras el anuncio de la huelga, las autoridades cercaron la iglesia, cortaron la energía, la línea de teléfono y el agua, e impidieron que simpatizantes o feligreses se acercaran a ella.

Un grupo de 13 personas que, según la oposición, llevaban agua y medicina para los manifestantes, fueron detenidos

y condenados el pasado lunes por supuestamente portar “armas de fuego” y “bombas caseras”.

Entre los detenidos, según reportaron familiares, están algunos prominentes activistas que ya habían estado presos durante las anteriores protestas.

nicaragua
El sacerdote Edwing Román con algunas de las madres de los presos que llegaron a la iglesia para hacer huelga de hambre.

El lunes, las acciones por la liberación de los detenidos se extendió a la capital,

cuando otras nueve personas se declararon en huelga en la Catedral Metropolitana de Managua.

El templo fue también cercado por la policía y, según denunció la Conferencia Episcopal,

los agentes permitieron la entrada de simpatizantes del gobierno que agredieron a un cura y una monja que intentaban proteger a los huelguistas.

La Iglesia de Nicaragua condenó lo que consideró una “profanación” de su templo

y pidió al gobierno escuchar las peticiones de los huelguistas, “que a la vez son sus derechos”.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-50467529

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

Pueden gustarle

Leer más